LA MITICA e INIGULABLE SARMARKANDA

 

Un Blog a mi manera, con lugares testados by Patro Marco.

LO SÉ, SIEMPRE DIGO LO MISMO pero…es que adoro este País. Nunca me cansaré de decir que Uzbekistán no es un País justamente valorado.

Debo ser honesta, Uzbekistan es un país rodeado de vecinos “con mala prensa” así que entiendo que a más de uno le frene el visitarlo, pero nada más lejos de la realidad, es un país muy diplomático, con gente amabilísima y seguro.

Hablar de patrimonio en Uzbekistán es como hablar de cuadros en un Museo. Hay muchos y por todas partes y si te gusta  vas a disfrutar como nunca…cada giro de 180 grados que dé tu cabeza va a producir una leve sonrisa en tu boca y una alegría para los sentidos.

Conversar de Uzbekistan es hablar de tres principales ciudades: Khiva, Bukhara y Sarmarkanda o por lo menos las que más se conocen en las rutas, para poder entender la apasionante ruta de la Seda.

Khiva es la ciudad que te va a encandilar, tanto por fuera como por dentro en Itchan Kala, personalmente podría pasarme horas y horas paseando por las callejuelas  adoquinadas, me recuerda muchísimo a Fez (otra de mis ciudades preferidas, aunque esta de calles más estrechas), y solo creo que el poder degustar un fabuloso plov haría que me detuviese. Cuentan, dicen, que estas murallas de la ciudad fueron levantadas en tan sólo treinta días por presos y debo decir que nunca la arena, el adobe y madera tuvieron un resultado tan mágico como el que compone esta ciudad amurallada.

Desde Persia y tras un extenuante camino, los comerciantes de la Ruta de la Seda encontraban los caravanserais (albergues humildes donde descansar) y poder comerciar con el jade, especias,  seda y muchos más productos. Pero lo que realmente me fascina es que en ciudades como Khiva se intercambiaron y comerciaban, como no, conocimientos y saberes de países lejanos, se expandió la cultura e incluso la ciencia en grado superlativo.

Los occidentales a veces tenemos la mala costumbre de no querer manifestar mucho interés por aquello que realmente nos es difícil de pronunciar, pero en uno de mis viajes descubrí la bibliografía de Omar Khayyam, gran matemático, astrónomo y poeta, no es uzbeko sino iraní, pero goza de gran admiración en Uzbekistan así como en Turkmenistan.  Os ánimo a leer un poquito más sobre él...a los que tengais ganas y tiempo.

Bukhara es una ciudad preciosa, la belleza de sus cúpulas, minaretes y madrasas hace que te enamores de ella sin quererlo y eso sorprende, pues tenemos que admitir que la mayoría de viajeros emprende el viaje a Uzbekistan por la mítica Samarkanda.

La Mezquita Kalon, la Madrasa Mir-i-Arab así como el Minarete Kalon (bellísima obra de casi 48 metros de altura) hará que el complejo arquitectónico Poi Kalon os haga pensar que si Khiva nos pareció una ciudad de cuento, está es de revista.

Cuenta la leyenda que el Minarete se construyó por el arquitecto Bako que enamorado de una mujer inaccesible para él, se tiró desde lo más alto del minarete (casi 48 metros).  Premonitorio. Ya que posteriormente el minarete se utilizó como pena de muerte para los condenados lanzándoles al vacio desde arriba. Es una de las obras que más me impactan de Bukhara y tampoco me canso nunca de verla. Hasta a Genghis Khan le impactó de tal manera, que tras destruir la ciudad dejó el minarete en pie.

PeroBukhara es mucho más no acaba aqui, podremos o más bien debemos, visitar el famoso Chor Minor (los famosos cuatro minaretes de cúpulas azules) así como el imponenete edificio Lyab-I-Hauz (juanto al estanque). Como no, Bukhara también tiene su fortaleza amurallada, como si de baobabs se tratara, abombada parece más de atrezzo, pero cuando te vas acercando caminando por su enorme plaza te das cuenta de los vestigios e incluso cañonazos que conserva...

Y Samarkanda...que decir de esta ciudad? Sería injusto resumirlo en la plaza de Registan, pero para mi no hay otra plaza en el Mundo como esta (y que me perdone Tiananmen que es otra de mis preferidas). Nada más llegar y pararte frente a la imponente madrasa Tillya Kari te quedas impoatada, pero al mirar a ambos lados, ves dos madrasas más: la de Ulugh Beg y Shir Dor. Recordar que aunque lo parezcan...no son iguales, no lo pueden ser!

Y para rematar podemos disfrutar de este perfecto lugar yendo a comer samsa al bazar de Siab que está justo detrás de la plaza!!! Se puede pedir más?

Si he despertado tu curiosidad y te animas, tenemos una salida en grupo para el mes de Marzo 2017, puede ser una buena oportunidad para conocer este fántastico Pais. Me Sigues?                                                      

                                                                                                                 Patro Marco

                                                                                                                                                                                                 

Image not found